dijous, 22 d’abril de 2010

delirios varios...


ABEL



Lentamente se sentó, observó con aire distraido el arma sobre la mesa . Tras meditarlo detenidamente, la atrapó con su mano. Miró a su alrededor por si alguien lo veía, pero estaba solo. En ocasiones la soledad es buena consejera. Introdujo el cañón de la pistola en su boca, cerró los ojos y pensó en la cara que pondría su hermano al día siguiente , cuando fuese a buscar su pistola de chocolate y viera que alguien se había comido el cañón.





Por desgracia para él, su hermano vió todo desde un rincón. La rabia lo invadió . Esperó a que su hermano se acostara y entonces, se acercó con el revolver de su papa, accionó el percutor y disparó. Al acto, el pobre niño murió con media cabaza reventada. Su hemano se agachó y le susurró una pregunta al cadaver: ¿ Parece que te sentó mal mi pistola de chocolate, no?



.........................................................................................................................................................................





EL DESEO



Tenía el futuro de la tierra en sus manos... Le acababan de conceder un deseo. No lo dudó ni un momento: Pidió la paz mundial. Al instante, todos los seres humanos, excepto él, desaparecieron de la faz de la tierra. Al principio se sintió extraño, pero poco a poco, tomó consciencia de que él era el dueño de todo y fue cuando inició su peregrinación. Dedicó el resto de su vida a viajar por si encontraba otro ser humano, porque si lo encontraba, lo mataría. ¡ La tierra era solo suya!.





.....................................................................................................................................................................



LA CONFUSIÓN



Todo el pueblo rió sonoramente al oir hablar de la virginidad de la madre. Pedro el sordo, no escuchó la risa.

Tendréis hijos entre dos- dijo . Y Pedro el sordo entendió: Tendréis hijos de Dios.

Tarso era aficionado al terror y dijo: te imaginas que los muertos resuciten. Pedro el sordo, no escuchó "te imaginas".

El niño, "pobrecito", escuchaba a Dios. Tantos lo han oido a lo largo de los siglos... Afortunadamente , hoy en día, unas pastillas para tratar la esquizofrenia, acallan las voces.



..................................................................................................................................................................



EL GUERRERO



Paso a paso, metro a metro, fue regresando a casa, cansado de tanta crueldad, cansado de tanta muerte...

El soldado abrazó a su hijo con ternura, mientras recordaba como un niño parecido al suyo, saltaba por los aires al pisar una mina que él había colocado, Miró la medalla al valor en su pecho y una lágrima rodó por su mejilla. Para su país sempre sería un heroe, pero él tenía la certeza de que la inocencia de su alma se había roto en aquel conflicto.