dilluns, 27 d’abril de 2009

EL CAMINO A SEGUIR ES DURO Y EL FINAL PREDECIBLE




TINIEBLAS


El mar llena mi vida.

La ilusión me emociona.

Ya ha llegado la noche.

¿Luna llena? quizás otro dia,

hoy no para de llover.

El agua me empapa y yo sonrío,

luego miro a la ventana,

desde allí una calavera me observa.

La observo, mi ropa ya está seca.

Sigue lloviendo, no puedo parar de sonreir.

Una mano descarnada me llama.

Lloro de emoción al descubrir un amigo.



AVANZAR


El anciano ya no llorará más tiempo, ahora es un cadaver que ya no se estremece al ver llegar a su nieta.

Su palidez ya es irreversible y monstruosa. Todos lloran alrededor del difunto derramando sus lágrimas en muestra de dolor.

El cuerpo del anciano está ya anquilosado, rígido por la muerte, pero él sigue su rumbo. Se encuentra extraño, nota como se eleva de su cuerpo y mira desde el techo la escena. De pronto escucha una voz que desde todas partes lo llama en silencio y sabe que una nueva etapa ha comenzado.



Las esperanzas hacen más llevadero lo irreversible ....

dilluns, 20 d’abril de 2009

A "EL GRAN CULTIVADOR" LE ENCANTA LA PESCA Y SU APETITO ES VORAZ




AQUI TENEIS OTRO PEQUEÑO DELIRIO Y UN MICROCUENTO


¿En que momento la diversión deja de ser tal y da paso a las lágrimas?


MODERNIDAD


Miles de jóvenes enfundados en vivos colores

ocultan su llanto disfrazando su lengua.

Mangas largas en verano.

Venas desgarradas de pinchazos

y ciegos que disimulan el dolor

disfrazándolo de blanco.

Poco a poco, van llenando el cementerio.


Dedicada a todos aquellos amigos que, te aseguro, pueden contestarte la pregunta arriba mencionada.






A veces la libertad queda truncada por individuos que quieren ejercer de dioses .


DICTADURA


La palidez llenó su rostro y un escalofrío recorrió todo su cuerpo cuando el frío del metal se posó en su entrecejo.

Un sudor helado invadió su frente cuando un dedo accionó el percutor hacia atrás.

Un dolor insoportable crispó sus sienes cuando otro dedo accionó el gatillo.

Finalmente su mente recordó toda su vida en milésimas mientras todo su cuerpo se estremecía al recibir aquella bala en el cerebro.

Su cuerpo quedó inerte con las manos crispadas en la silla a la cual estaba atado y una voz dijo:

- Señor, el poeta ha muerto.

dissabte, 11 d’abril de 2009

EL DESEMBARCO.


El desembarco se está realizando. Todos los soldados van saltando a la tierna arena, entre certeros cañonazos que el enemigo lanza a sus embarcaciones.
Pero algo anormal sucede: ni un solo grito, ni una sola gota de sangre, nada.
Todos los soldados avanzan.
La metralla no parece hacer mella en ellos, aunque un buen observador puede ver, perfectamente, como las balas atraviesan sus trajes y destrozan sus carnes.
Aún no se ha visto caer ninguno. Conforme van avanzando hacia el frente enemigo, éste empieza a notar un olor putrefacto e insoportable, pero ya es tarde. La legión de los no-muertos avanza inexorable y destruye siempre a su enemigo.

dijous, 9 d’abril de 2009



Hace mucho tiempo, mi mente parió una serie de pensamientos y microcuentos (a los que yo denomino delirios) que, por una serie de circunstancias, acabaron en un cajón. Ahora, pasados unos años, querría haceros partícipes de esta, mi alma, que un dia quedó desgarrada.

Deliris-delirios pretende ver la luz como libro el próximo año y versa sobre la muerte, la locura, las drogas, los sentimientos (y las consecuencias de estos), las dudas existenciales... Vistos por mi desde la inocencia emocional de los diecieseis a la "madurez" emocional de los cuarenta.

Mi nombre es Jordi Matamoros y aqui os dejo una muestra del contenido de mi libro. Te agradezco de antemano tu comentario, tanto positivo, como negativo, puesto que, tanto el uno como el otro, me ayudan.

Y sin más preambulo:

MIEDO A LA MUERTE.
Silenciosa y majestuosa avanza hacia mi.
Yo sé que me viene a buscar a mí y tiemblo.
Silenciosa y majestuosa sonríe.
Yo sé que me viene a buscar a mí y tiemblo.
Silenciosa y majestuosa me señala.
Yo sé que me viene a buscar a mí y tiemblo.
Silenciosos y majestuosos nos alejamos.
Miro hacia atrás y veo que mi cuerpo ya no tiembla.

LA META
Un hombre mayor corre deseperado, no sabe bien porqué, pero algo le empuja a correr.
El sudor le empapa todo el cuerpo, pero sigue corriendo.
De repente se para, con los ojos desorbitados, un dolor insoportable le destroza el pecho.
Un ataque al corazón lo acaba de matar.
La muerte, con su mayor traje deportivo, le sonríe y dice
- Has llegado primero a la meta.
Atrás. a lo lejos, cientos de personas avanzan con énfasis hacia la meta sin saber porqué.

Si te ha gustado, por favor, pasa la página.

Ciao, Jordi.