dimarts, 24 d’agost de 2010

SANGRE INOCENTE


Abren la puerta de golpe,
el encierro me enloquece.
Corro como un poseso
creyendo que es libertad.
...Tiemblo cuando los veo,
miles de ojos mirar.
Sufro la humillación.
Vienen con sus caballos,
me lancean sin compasión.
El suelo se empapa en sangre,
sufro por mi dolor.
Ellos, mis asesinos,
gritan por diversión
Caigo herido de muerte.
Veo, mientras me muero,
como alzan al “gran torero”.

2 comentaris:

  1. hola, bello blogg, bello poema, te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio.será un placer, es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/muchas gracias, buen día, besos

    ResponElimina
  2. Hola, he llegado tarde, pero el caso es llegar. Me gusta lo que escribes, tiene cabeza y corazón.

    Para Goethe la verdad y la poesía caminaban juntas. El color de la sangre en la imagen refuerza la sensación de una muerte tan violenta como injusta. Felicidades por el poema.
    Un abrazo

    ResponElimina