dissabte, 11 d’abril de 2009

EL DESEMBARCO.


El desembarco se está realizando. Todos los soldados van saltando a la tierna arena, entre certeros cañonazos que el enemigo lanza a sus embarcaciones.
Pero algo anormal sucede: ni un solo grito, ni una sola gota de sangre, nada.
Todos los soldados avanzan.
La metralla no parece hacer mella en ellos, aunque un buen observador puede ver, perfectamente, como las balas atraviesan sus trajes y destrozan sus carnes.
Aún no se ha visto caer ninguno. Conforme van avanzando hacia el frente enemigo, éste empieza a notar un olor putrefacto e insoportable, pero ya es tarde. La legión de los no-muertos avanza inexorable y destruye siempre a su enemigo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada